EL Hogar de Niños “Arturo Prat”, es un centro educacional de carácter privado, sin fines de lucro, con personalidad jurídica desde el 22 de agosto de 1922 y que ha tenido como misión central brindar protección a la infancia y adolescencia de la región de Valparaíso, vulnerada en sus derechos fundamentales, e intentando restituirles el derecho a vivir con su familia o darles las herramientas para promoverlos a la vida independiente.

Tiene como objetivo “Asegurar el derecho del niño a crecer y desarrollarse en familia, brindando protección transitoria en modalidad residencial, con Programa de Protección Especializado de Intervención Residencial (PER) adosado, cuando por acción u omisión de los adultos responsables han sido vulnerados sus derechos y por ende, requiere el niño protección y reparación en base a estándares mínimos de calidad de tipo biopsicosocial, que permitan restablecer su reinserción familiar o su promoción a la vida independiente”.

El Hogar es hoy, un sólido organismo colaborador del SENAME, cuyas acciones siempre se han movido dentro de las políticas públicas de infancia y adolescencia, en el marco de la convención de los Derechos del Niño y a la luz de las normas y bases técnicas de funcionamiento que determina SENAME.

Dando respuesta a las diferentes problemáticas de Protección que atienden los Tribunales de Familia de la provincia de Valparaíso, nos derivan niños y jóvenes  que están entre los rangos de edad más vulnerados, que según SENAME, a nivel de la región de Valparaíso, se sitúa entre los 6-7 años y los 16-17 años, lo que es coincidente con nuestro perfil de atención que se sitúa entre los 6 años y los 18 años. El contrato actual considera una capacidad de atención de 80 niños, dotación que en la realidad ha variado desde esta cifra a la cifra de 60 niños que lo integran en la actualidad.

Las causales de ingreso de los niños y jóvenes vulnerados corresponden a familias multi problemáticas y poli sintomáticas caracterizadas por 4 variables: 1. Crisis recurrentes, 2. Desorganización, 3. Abandono de las funciones parentales,  4. Aislamiento de las redes, lo que en el caso de nuestro Hogar  corresponde al 100% de la población atendida desde 2011. Dentro de estas variables existe una tendencia a ser familias mayormente mono parentales, dado que es evidente el aumento de disoluciones matrimoniales o de convivencias lo que implica mayores riesgos de vulneración y de daños psicosociales agregados, que corresponde en nuestra institución al 70% de los casos atendidos.

Ante este desafío, la idea central es abordar interviniendo desde un modelo biopsicosocial con un trabajo multiprofesional y en redes que privilegiará el trabajo integrado tanto con el niño como con su familia, a partir de un diagnóstico que evalúe las competencias parentales para promover una pronta reinserción familiar.

En forma excepcional en aquellos casos en que no ha sido posible restituir el derecho a vivir en familia, el Hogar posee una vasta experiencia en preparar a jóvenes para que se incorporen a la vida independiente fomentando su capacitación técnica profesional.

Otorga a los niños y jóvenes una atención psicosocial contemplando Asistentes Sociales, psicólogos, educadores de trato directo y un número de funcionarios de apoyo para otorgar a los niños atención con estándares de calidad adecuados a reparar sus derechos vulnerados.

De igual modo, la experiencia educativa obtenida en los últimos años, nos permite orientar y apoyar a los niños y jóvenes que presentan necesidades educativas especiales y para ello se ha trabajado con las diferentes escuelas y liceos de la comuna, como una forma de reparar las falencias educativas que son cada vez más frecuentes en la población de niños que nuestra residencia atiende.